Bienvenido al blog de Team Escénicos, consultora de lenguaje, comunicación y Soft Skills mediante las artes escénicas. Hoy escribimos sobre cómo conseguir el centro -ya veremos que es eso del centro- antes de una reunión importante. hablar en público en una conferencia, o en definitiva cualquier ocasión en la que tenemos que presentar algo importante. Disfruta de la lectura (3 minutos aprox.)

No voy a decirle a nadie que respire, y mucho menos que lo haga profundamente. Pero si alguien se cruza conmigo y sin decirme nada me hace sentir que respiro mejor, que el aire tiene más efecto, entonces sé que estoy en buena compañía. 

La concepción temporal es una de las capacidades invisibles más difíciles de conquistar. Alguien se puso de acuerdo y estableció la duración de un segundo, de un minuto, una hora y un día. La vivimos desde que nacemos. Aun así somos incapaces de controlar el modo en el que percibimos el tiempo. 

Pero se puede intentar -en Team Escénicos nos gusta que juegues con los relojes- y sobretodo debemos tratar que las personas que nos rodean no sientan que el tiempo se amontona cuando estamos presentes. El objetivo es que nuestra manera de hablar sea tan activa e intensa que nadie mire la hora. Que la gente, con nosotros, se sienta en buena compañía.

¿Cómo?

Mostrándote a los demás con más intensidad que lo que te rodea. Tienes que ser el texto en negrita en un párrafo infinito

Mostrándote a los demás con más intensidad que lo que te rodea. Tienes que ser el texto en negrita en un párrafo infinito. Crear la suficiente intriga para que las personas quieran querer seguir mirándote y seguir oyéndote. Prueba a hacerlo y que parezca fácil. Si te esfuerzas demasiado también se disuelven las letras en negrita y pasas a ser palabras de fondo que se leen en diagonal. 

¿Y cómo sacar esa intensidad?

Quizás -perdonadme por sonar un tanto cursi- creyendo en ti mismo. Creyendo en todo el amor que han puesto sobre ti desde que naciste, reuniendo todas las propiedades que te hacen una persona única y enseñándolas sin decir nada, solo confiando en ellas. Necesitas ponerte delante de los demás y creerte de verdad todas las veces que alguien te dijo que merecías la pena. 

“Tu hijo puede ser lo que le dé la gana” Le dijeron una vez a mi madre, un maestro que tuve. Y probablemente no tenía razón en absoluto.

“Tu hijo puede ser lo que le dé la gana” . Le dijeron una vez a mi madre, un maestro que tuve. Y probablemente no tenía razón en absoluto y no se puede ser todo lo que a uno le dé la gana. Pero esa frase a mi me marcó para toda la vida y me vuelve cada vez que me siento inseguro. Porque nadie tiene todos los días buenos.

Esta frase es uno de mis “pensamientos Peter Pan” Los pensamientos que les pido a mis clientes en mis sesiones One to One para que, cuando se pierdan en una presentación, vuelvan a algo que les haga felices, o tremendamente humanos y les vuelva a centrar.

¿Y qué es eso de centrar?

Comunicación

Nuestro centro, le llamamos así en danza y en teatro, entre otras disciplinas,  es la coherencia que demostramos en escena entre nuestro movimiento, nuestra presencia, nuestra seguridad y la conciencia temporal que conseguiremos transmitir… y este centro me lo dan también frases como las de este maestro, o el tener ya dos hijos y recordar que un día quise ser padre y que ahora lo soy, o que tengo amistades más grandes que los mapas.

Mi trabajo consiste en que la gente se centre, y no quiero decir que se ponga a estudiar un master, se case, se compre una casa y tengan tres hijos, sino que se centre de cara a los demás. Que sepa recolocarse una corbata invisible que llevamos por dentro y se llama dignidad. Que crean en si mismo a base de exponerse una y otra vez. qué practiquen lo que erróneamente crean ser cuando les pregunto ¿A qué te dedicas? hasta que poco a poco van saliendo matices y se van identificando más y más entre lo que exponen y lo que sienten ser. 

Lo que hacemos en Team Escénicos no es Zota, Caballo y Rey ni queremos serlo. Hay demasiadas cosas que son ASÍ y PUNTO. Lo que hacemos es dialogar con el cliente, trabajar con él, entrenarlo. Para que cuando se suba al ring, cuando se enfrente a su público, sea cual sea, esté más preparado y se sienta más seguro. Y que no lo sienta él solo. Sino quesea obvio para los demás.

Ahora te toca a ti hablar. Cuéntanos si titubeas antes de una reunión, si crees podrías hacerlo mejor de lo que lo hiciste en tu última charla, si te muestras más inseguro de lo que eres en tus reuniones.  Puedes seguir toda la vida con ese lastre y seguir gastando dinero en teléfonos móviles y formaciones con Power Points o puedes darle una oportunidad a Team Escénicos y mejorar en algo que usarás casi tanto como tu teléfono: La comunicación.