¿Que ponéis en vuestras mesas?

En mi mesa del trabajo tengo objetos que he visto poner en las películas. Tengo fotos de mis hijos, un cactus de tela que parece auténtico, un tarjetero para recolectar contactos y guardar las mías. Una agenda moleskine siempre abierta. Enchufes para conectar el portátil, la pantalla y el cargador del móvil. También tengo un llavero con la palma de la mano de mi hija pequeña con una fotito y un “te quiero papá”

Puedo elegir que mi mesa sea minimalista, que esté lo más vacía posible, que no haya nada que me distraiga de mi trabajo. También puedo elegir que mi mesa de trabajo sea parte de mi vida, un rincón más de nuestra casa. Que cuando tengamos una reunión nadie se asuste por ver una frase tierna de una niña de dos años. Quiero trabajar y que quien trabaje conmigo descubra que a parte de ser una persona ambiciosa resulta que soy un ser humano.

El siguiente atrevimiento en cualquier oficina sería colocar alguna figura de tu personaje favorito de la guerra de las galaxias, de los Goonies, o de la película ochentera que decidas. Me encantaría ver las mesas de muchos directivos llenas de aquellas cosas que quieren recordar cada día. No se trata de mostrar, de aparentar. Las fotos de mis hijos no son para presumir de hijos, que podría porque son guapísimos, sino para despertarme una sonrisilla cuando se me olvida. Supongo que también ayudan cuando quieres quedarte a trabajar más allá de las ocho de la tarde, para acabar algo que siempre nos parece muy importante, y miras las fotos y te das cuenta que, o sales ya, o ya no los vas a poder dormir tú.

Me siento parte de una película americana, pero he de reconocer que desde que sacamos Team Escénicos llego más tarde a casa, porque las horas pasan volando cuando trabajas para tí mismo, cuando estás emocionado con un nuevo proyecto y el tiempo lo inviertes para tí. Supongo que ahora siento que mi tiempo es como cuando compras una casa en lugar de alquilarla. Cada centavo, cada segundo se transforma en una inversión a largo plazo. Solo espero que no me pille ninguna burbuja inmobiliaria temporal.  

No me gusta llegar a casa y que ya estén dormidos. Es un tópico, pero en cierto modo, un día en el que podría verlos y que no los veo, es un día perdido. ¿Cuántos de vosotros, hombres que trabajáis en oficinas o coworkings, tenéis fotos de vuestros hijos a la vista de todos?

No cuelgo fotos de mis hijos en Facebook ni Instagram. La única exposición pública que hago de ellos sin su permiso, es cuando cuelgo sus fotos en las paredes de nuestra casa o en la mesa de mi despacho del coworking. Creo que no les importará cuando sean mayores.

Os invito a colocar lo que os apetezca en vuestras mesas de trabajo, a cuidar los pequeños detalles que os den compañía, a conseguir sentirnos lo mejor posible en nuestro lugar de trabajo.  Así que os pregunto:

¿Qué os gusta colocar en vuestras mesas? Dejad vuestros comentarios abajo.

¿Por qué dejarnos tu email? 

Porque hay cosas que solo compartimos con nuestros amigos suscritos a la newsletter, como contenidos 100% útiles e inspiradores para hacer aún más grandes a las personas y a los equipos, o actividades, o eventos que no te deberías perder. Además, odiamos el spam tanto como ir al dentista. Solo recibirás cosas que de verdad te ayuden a mejorar tu comunicación. ¿Hay trato?