No hay nada más atrevido y descarado que ser tú mismo. Imagina que vas a una entrevista de trabajo y en lugar de hacer un papel, te dedicas a ser quién eres. Aunque claro, para ello, hay que pasar una primera condición: Te tiene que gustar ser quién eres. Y si no te gusta pues cambia tu manera de comportarte. Tu forma de ser quizás necesite mucho más tiempo para moldearse pero tus actos te pertenecen solo a ti mismo.

Un buen amigo, parte de este equipo de Team Escénicos, me dijo una vez algo muy claro y muy simple: Joaquín, si quieres hacer algo, hazlo. Y si no lo haces, no es por qué no puedas, porque no tienes tiempo y demás excusas. No lo haces porque no lo quieres hacer. Si algo no lo deseas suficiente es que no quieres hacerlo.

Hay muchas personas que una y otra vez se sienten frustradas por no ser capaces de llevar a cabo sus planes de ir al gimnasio. Pero claro, el problema es que la inmensa mayoría de personas en realidad odian el gimnasio y o quieren ir. Sorpresa. Como no quieren ir pues no van. ¿Cuál es la solución? Pues piensa seriamente ¿por qué deseas ir al gimnasio y si de verdad lo deseas? Y si llegas a la conclusión de querer ir a hacer deporte. Pues lo haces y punto. Sin darle más vueltas. Te levantas, vas, y punto.

A mí esta reflexión tan directa me ha ayudado muchísimo a no sentirme culpable por las cosas que, al no querer realmente hacerlas, pues no las hago. Priorizo mis listas de tareas y me dedico enteramente a aquellas cosas que realmente quiero hacer y las que no, las dejo en un cajón que volveré a sopesar cuando alcance una parte de mis objetivos actuales. ¿Y saben qué? Desde que actúo de este modo hago muchas más cosas que antes, me cunde mucho más el tiempo y soy mucho más sincero conmigo mismo. Así que si voy a una entrevista ya no existe tanta diferencia entre mí yo del día a día del yo de una entrevista. Hablo de entrevistas con clientes, para conseguir nuevas colaboraciones, el puesto de trabajo ya me lo estoy dando a mí mismo.

Al final hacer un papel sale muy caro. Más tarde o más temprano todos se van a dar cuenta de quienes somos en realidad. Me hace mucha gracia la típica pregunta de ¿Dime tres cosas negativas de ti mismo? Dan ganas de responder: ¿Solo tres? Si te conoces bien a ti mismo decir tres cosas negativas de uno mismo es rozar la superficie. Somos humanos, y como humanos pues somos bastante imperfectos. Tenemos tantas virtudes como defectos aunque nos cueste reconocerlo.

Así que os invito a replantearos vuestras metas, a ser honestos. ¿Es obligatorio correr tres maratones y un triatlón antes de cumplir 40 años? Haz lo que quieras hacer. Pero para ello hace falta sentarse a pensar, mirar un poco al mar aunque no te pille de camino al trabajo. Quedarte un rato al día sin mirar el teléfono y ver que te dice el cuerpo por dentro. Y cuando lo tengas claro, lánzate, y disfruta de esa persona que eres y que no te acabas de creer.

¿Por qué dejarnos tu email? 

Porque hay cosas que solo compartimos con nuestros amigos suscritos a la newsletter, como contenidos 100% útiles e inspiradores para hacer aún más grandes a las personas y a los equipos, o actividades, o eventos que no te deberías perder. Además, odiamos el spam tanto como ir al dentista. Solo recibirás cosas que de verdad te ayuden a mejorar tu comunicación. ¿Hay trato?