Tenía entendido que crear tu propia web es lo más parecido a un parto para alguien del sexo masculino. Siempre pensé que esta expresión debía ser muy exagerada. Me equivocaba. No lo era en absoluto. Quien me iba a decir que existen tantos tipos de letras y tipografías. Después de mil y una prueba mis fuentes ganadoras han sido Lora y Montserrat que hacen muy buena pareja. Crear un proyecto desde cero es como un parto infinito, un nacimiento en el que te dejan elegir quien será tu hijo.  Te permiten, antes de que salga,  que retoques uno a uno cada uno de sus genes, cada uno de los caractéres. Hay millones de colores y fotos que elegir, trillones de palabras. Todas para mostrar un sueño nuevo, una marca nueva, una nueva manera de construir un negocio. He reeditado cada una de las partes cientos de veces y sé que lo volveré a hacer.

Siempre he querido crear algo propio más allá de los escenarios y la escritura, una marca, un sello, una empresa que me permitiera conectar con aquellas personas que no visitan asiduamente el teatro, personas que, quizás nunca comprarían un libro de poesía, y sin embargo se emocionan cuando algunas campañas de publicidad les emocionan, queriendo o sin querer.

Así que quiero daros la bienvenida a nuestra nueva casa digital, el hogar de Team Escénicos, un lugar donde vamos a intentar transpasar las fronteras entre empresas y escenarios. Entra, no te cortes, no hace falta que te quites los zapatos.

¿Por qué dejarnos tu email? 

Porque hay cosas que solo compartimos con nuestros amigos suscritos a la newsletter, como contenidos 100% útiles e inspiradores para hacer aún más grandes a las personas y a los equipos, o actividades, o eventos que no te deberías perder. Además, odiamos el spam tanto como ir al dentista. Solo recibirás cosas que de verdad te ayuden a mejorar tu comunicación. ¿Hay trato?